Factores que provocan fumar de nuevo

Si has dejado el cigarro o estas tratando de limitar severamente tu consumo de nicotina, habrá una gran cantidad de factores desencadenantes esperando a que recaigas en la adicción.
Los cigarros son uno de los venenos que todavía son socialmente aceptables para disfrutar en público, así que el camino va a estar lleno de distracciones, pero saber cuales distracciones pueden perjudicarte es una gran manera de comenzar el proceso de dejar de fumar con éxito. En este artículo te presentamos la primera parte sobre algunos factores que provoca fumar de nuevo.

factores-que-provocan-fumar-de-nuevo

Recuerda que los factores desencadenantes son intensamente personales y a menudo ligados a las rutinas y hábitos específicos, por lo que cada uno es diferente. Sin embargo, hay algunos factores desencadenantes comunes que parecen llegar a cada ex fumador tarde o temprano. A continuación te hablaremos de algunos que debes considerar para saber como dejar de fumar.

Factores que hacen que fumes de nuevo

Estrés

La gran epidemia moderna parece ser el estrés. Muchos fumadores dicen que a menudo fuman cuando están estresados, lo que hace que un día estresante o una situación sea un disparador perfecto para alguien que está tratando de evitar encender un cigarro, pero especialmente para las mujeres, según un estudio realizado.

En realidad, sin embargo, la relación del estrés con el cigarro es contradictoria. Muchos estudios revelan que el fumar contribuye al estrés. El paso de la nicotina al cuerpo (por no hablar de la privación de oxígeno y los químicos que transitan por el torrente sanguíneo) aumenta el ritmo cardíaco y hace que los síntomas de estrés sean peores. Quizá un cigarro calma tus ansias en el momento pero no las alivia a largo plazo. Puede que no seas capaz de evitar todo el estrés, pero es más saludable tratar de otra manera. Existen mejores formas de aliviar el estrés como:

  • Caminar, correr o trotar
  • Jugar videojuegos durante 5 minutos
  • Leer un capítulo de un buen libro
  • Respirar profundamente
  • Hablar con un amigo o un ser querido

Aburrimiento

Lo opuesto del estrés es el aburrimiento. Muchos fumadores hablan sobre cómo es genial tener algo que hacer con las manos. El cigarro por sí solo permite que la mano y la boca estén físicamente activas aun cuando la mente está en reposo. Algunas personas cuando están aburridas se comen las uñas por ejemplo, pero para un fumador cuando se siente aburrido la única opción es fumar.
Estar aburrido es difícil de abordar porque el aburrimiento, al igual que el estrés, no siempre se puede evitar. Te recomendamos visitar también: Soluciones rápidas para no fumar.

Estimulo

En realidad, cualquier actividad que genera adrenalina puede desencadenar el deseo de un cigarrillo, incluso algo tan aparentemente libre de humo como montañismo o un maratón.

Cuando tu adrenalina está bombeando, el químico llamado norepinefrina está trabajando en el torrente sanguíneo. Esta sustancia química está relacionada con la dopamina y comparte las características que te dan ese apuro o estímulo. Dado que la dopamina se libera más rápidamente cuando se fuma, se puede engañar a uno mismo y disfrutar de la adrenalina natural por un poco más de tiempo con un cigarro, lo que explica por qué los cigarros parecen una buena idea.
La estimulación puede sorprender al ex fumador. Ser consciente de la conexión del estímulo y el cigarro puede ayudar a un desertor a decidir tener otra recompensa lista antes de pensar en fumar, como por ejemplo salir con los amigos, un largo baño caliente, una comida favorita.
Hacer otra cosa en lugar de fumar, ayudará en la reducción instantánea del deseo de un cigarro.

Comer

Comer es una de las cosas en esta lista que definitivamente no se puede evitar. Después de una buena comida, el deseo de fumar puede ser fuerte. Esto puede estar vinculado a la
dopamina, como la estimulación, ya que una buena comida sin duda puede aumentar los químicos en tu cerebro que te hacen sentir agradable. El fumar también representa una manera de relajarse después de comer. Pero lo más probable, sin embargo, es que sea habitual.

Fumar un cigarro después de la cena es un hábito socialmente reforzado por muchos años. Incluso en los tiempos modernos, la mayoría de los fumadores esperan hasta que la comida se termine para encender un cigarrillo, sólo por cortesía, porque no quieren estropear el olor o el sabor de los alimentos hasta que todos hayan terminado. Así que la espera forzosa de la cena sólo tiende a aumentar el atractivo de un cigarro, convirtiéndose en otro factor desencadenante.

Situaciones sociales

La presión de grupo y el entorno social influencia mucho para fumar. Gracias a que hay programas de prevención de tabaquismo, ha habido una mayor conciencia de cómo todos somos susceptibles a las influencias sociales. Esto puede ser particularmente cierto para fumar. De nuestros amigos, colegas y miembros de la familia recogemos los hábitos y comportamientos. Además de eso, los eventos sociales o de celebración son desencadenantes para fumar.

Actualmente existen muchas formas y tratamientos para dejar el cigarro, te recomendamos usar el cigarro electrónico, un método muy efectivo que ayuda a combatir el problema de adicción. Si deseas saber más información sobre este artefacto da click en : Deja el cigarro hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *