Terapia de comportamiento cognitivo para dejar de fumar

En este artículo te hablaremos sobre la terapia de comportamiento cognitivo, un tratamiento que te ayuda a dejar el cigarro y una de las tantas alternativas para combatir la adicción. A continuación te presentamos como funciona y en que te beneficia.

terapia de comportamiento cognitivo

Existen muchos tratamientos para dejar de fumar, uno de ellos es la terapia de comportamiento cognitivo te ayuda a concentrarte en los problemas alrededor del tabaquismo y te ayuda a dejar el cigarro.
Si eres como muchos fumadores, los cigarrillos le ayudan a aliviar el estrés, debes dejar los miedos afuera y tratar de dejar de fumar, algunas veces no lo dejan por temor a que no van a ser capaces de manejar el estrés de dejar de fumar, o hacer frente a situaciones de estrés en general y añaden otros pensamientos autodestructivos como “El daño está hecho, ¿por qué debo dejar de fumar ahora?” Y una serie de obstáculos que pueden impedir dejar de fumar.

Pero ¿cómo hacer que estos pensamientos se vayan y puedas lidiar el estrés de otra manera? La terapia de comportamiento cognitivo es una técnica psicoterapéutica que se enfoca en identificar los pensamientos negativos y convertirlos en nuevas formas de pensar sobre esas situaciones. Combina dos estrategias, la cognitiva y la terapia de comportamiento, que es considerada como un término más pequeño de la psicoterapia. Para aquellos que quieren dejar de fumar, este tipo de terapia puede ser una gran manera de alcanzar la meta de dejar el cigarro. (También puedes visitar: riesgos del tabaco y tips para renunciar a él)

¿Cómo funciona la terapia de comportamiento cognitivo?

Envuelve el trabajo de un terapeuta que habla sobre los problemas y te enseña maneras de lidiar con los sentimientos, puede ser tanto en sesiones de grupo como individuales. La sesión se basa en los problemas actuales, no del pasado.

El terapeuta hace hincapié en la identificación de patrones de pensamiento distorsionados y negativos,reconoce y cambia las creencias erróneas. Los clientes aprenden a lidiar con el estrés y evitar los pensamientos y comportamientos no saludables. Por lo general, se dan “las tareas” para hacer entre sesiones como una forma de practicar lo que están aprendiendo.

La terapia de comportamiento cognitivo puede ayudar a personas para tratar de lidiar con un número de emociones y problemas de comportamiento que incluyen:depresión, ansiedad,desórdenes de comportamiento, fobias, desórdenes alimenticios y abuso de sustancias.

Esta terapia hace que las personas aprendan a pensar de manera racional y a desarrollar habilidades de auto control. El número de sesiones es generalmente limitadas, aproximadamente son 16 sesiones para todos los tipos de problemas.

La terapia de comportamiento cognitivo ayuda a las personas a dejar de fumar

Cuando una persona usa la terapia como una forma de dejar el cigarro, la atención se concentra en:

  • El aumento de la confianza del paciente en su capacidad para dejar de fumar
  • Explorar cualquier incertidumbre acerca de dejar de fumar
  • Aprender formas de lidiar con el estrés y los impulsos de fumar

Se te enseña a estar alerta para los pensamientos negativos como, “Nunca voy a ser capaz de dejar de fumar”. El terapeuta trabajará contigo para desarrollar respuestas a estos pensamientos, y en practicarlas para que se conviertan casi automáticas. El objetivo es cambiar los patrones de pensamiento para que los nuevos patrones saludables los reemplacen. También aprenderás a distinguir entre los pensamientos realistas y no realistas y practicar las habilidades encaminadas a cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento, son muchos los beneficios de dejar de fumar.

Resultados de las terapias de comportamiento cognitivo

La terapia a veces va acompañada con un medicamento antidepresivo o un reemplazo de nicotina. Sin embargo, muchos estudios han demostrado que la terapia cognitiva puede ayudar a las personas a dejar de fumar, incluso sin el uso de medicamentos o reemplazo de nicotina.

Un estudio comparó la terapia cognitiva con el apoyo general basado en el teléfono. A las 20 semanas después de la fecha para dejar de fumar, la tasa de abstinencia del tabaco fue de 45% para los del grupo de terapia cognitivo-conductual, pero sólo el 29% de los del grupo de asistencia telefónica. Otro estudio realizado en las sesiones de terapia extendida durante un periodo de 40 semanas encontraron que las altas tasas de abstinencia de fumar se mantuvieron durante un periodo de dos años.

Encontrar un terapeuta cognitivo-conductual

Hay un número de maneras de encontrar un terapeuta calificado. La Asociación Nacional de Terapeutas Cognitivo-Conductual tiene una base de datos de terapeutas certificados en terapia cognitiva. También puede ponerse en contacto con el departamento de psicología en una universidad local para ver si tienen una clínica o un servicio de referencia. En adición, el médico, los centros comunitarios de salud mental, especialistas en salud mental, los departamentos de psiquiatría de hospitales y agencias de servicio social pueden ser capaces de referirte a un terapeuta calificado en su área.

Asegúrate de preguntar al terapeuta acerca de su formación y método de tratamiento. Determinar cuántos períodos de sesiones serán necesarios y la frecuencia con que serán. Pregunta también acerca de la lista de cuotas. Existe una amplia variación en los costos. Algunos terapeutas y clínicas tienen una escala móvil de honorarios, mientras que otros han fijado cuotas. Consulta con su empleador y su compañía de seguros para ver si una parte o la totalidad de los gastos serán cubiertos.

Pros y contras de la terapia de comportamiento cognitivo

Las principales ventajas del uso de la terapia de comportamiento cognitivo son los conocimientos adquiridos y las habilidades para aumentar la confianza adquirida en el curso de la terapia, junto con su capacidad para ayudar a dejar de fumar. Las técnicas también pueden ayudar a mantener la sustitución de los cigarrillos con los alimentos y así evitar cualquier aumento de peso al dejar de fumar.

La principal desventaja de la terapia cognitivo-conductual es el costo, especialmente si necesita tratamiento prolongado y las sesiones no están cubiertas por su seguro. Puede ser difícil encontrar un terapeuta especializado en terapia de comportamiento cognitivo, especialmente si usted no vive en una gran área metropolitana.

Para algunos fumadores que desean dejar de fumar, la terapia de comportamiento cognitivo puede ser la respuesta que te ayudará a tener éxito, ya sea por sí solo o en combinación con otros métodos para dejar de fumar.

Si estas interesado en dejar de fumar puedes buscar más opciones que no dañen tu salud, por ejemplo, el uso de cigarros electrónicos, un novedoso artefacto que se ha convertido en uno de los mejores métodos para dejar el cigarro, para más información y para adquirir uno te invitamos a dar click en: Cigarro electrónico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *